Pueden pasar tres mil años. Puedes besar otros labios, pero nunca te olvidaré.

Advertisements